Novedades

Pocas palabras, mucha emoción

Compartimos la historia de Víctor Hugo Montenegro.

Pocas palabras, mucha emoción

Historias de Pacientes


Víctor Hugo Montenegro es un hombre de pocas palabras, en contraposición de su esposa Lidia, con quien ensambló una familia desde hace 21 años, cuando un encuentro casual fue el puntapié inicial de un amor que se mantiene y se fortifica en el tiempo.

Víctor entró a diálisis en mayo pasado porque los valores de su función renal estaban muy deteriorados.

Tan serio como respetuoso, tan parco como cortés, tan callado como educado, este jueves 28 de enero de 2021 recibió el alta de la diálisis, porque la evaluación de su estado permitió advertir la recuperación de la función renal.

Es decir, Víctor se despidió de Aterym y Aterym despidió a Víctor como se merecía: globos, sorpresas y saludos no sólo del equipo médico sino también de sus compañeros de sala. Victor, quedó dicho, es un tipo de pocas palabras pero en su despedida, los ojos vidriosos y la sonrisa permanente denotaron su gran emoción.

Como la de Lidia que, seguramente, traducirá en palabras para familiares y amigos, la alegría del momento vivido. 

Galería de imágenes