Novedades

La vida es bella

Carolina Landi, mamá dializada

La vida es bella

Historias de Pacientes


Carolina tiene 43 años pero aparenta menos. Mamá de Julia (de apenas seis años), es ceramista y vive en Villa General Belgrano desde donde, tres veces por semana, se traslada hasta Alta Gracia para dializarse en Aterym.

Es que después de 27 años de ser trasplantada, tuvo que volver a diálisis.
Si bien reconoce que el Día de la Madre es una jornada particular, asegura que lo realmente importante es compartir la vida y estar juntos con los seres queridos que, en su caso, son su mamá y su hija.

“Mi mamá vive cerca así que me ayuda mucho con Julia y, por supuesto, nos vemos seguido. No estoy casada así que la nena pasa unos días conmigo y otros con su papá”, confiesa.
Precisamente, Julia es el sol de su vida y Caro cuenta con orgullosa alegría los momentos que comparten: “Julia es una nena muy curiosa y atenta a todo, no se le escapa nada. Le encanta ayudarme en el taller y a cocinar. Le gusta pintar y hacer experimentos. Ultimamente, me tiene a puro maratón con Harry Potter”.

Si bien reconoce que, “en general”, lleva bien la diálisis, confía en volver a ser trasplantada “para mejorar la calidad de vida”.

Mientras tanto, deja que Julia alborote todo el taller y disfruta viéndola intentar modelar la arcilla, dibujar o pintar con esmaltes.

Historias de Pacientes ATERYM